Poweredby:

Psicología Comunitaria. Praxis y teoría


Primer Simposio Imternacional sobre el uso de la Gonadotrofina Coriónica en la obesidad



Nueva Sección


Universidad Católica Argentina

Curso de Posgrado 
en 
Psicoterapia Simbólica
 
(nueva Ventana)





Autora

Lic. Yolanda Ramiro Sánchez.
Profesora asistente Facultad de Ciencias Médicas "Salvador Allende" 
Instituto Superior de ciencias Médicas de la Habana

 

Resumen

La Psicología Comunitaria ha sido sometida a diversas influencias que han limitado el desarrollo de su cuerpo teórico, no así su evolución en el trabajo de campo. 

Por su carácter eminentemente social ha tenido distintas tendencias que la han guiado por caminos diversos, desde su aplicación para el cambio social, hasta el campo de la salud. En esta esfera -a la que vamos a referirnos fundamentalmente - necesita para su puesta en práctica de políticas de salud con énfasis en la atención primaria, con los consiguientes recursos que de esto se deriva, por lo que su desarrollo no ha sido uniforme en los distintos países. 

Conjuntamente ha habido una resistencia de círculos académicos de incluirla en las universidades por considerarla eminentemente práctica y con débil soporte teórico. Todo esto, ha provocado, entre otras razones que exista un desbalance teórico- práctico en el desarrollo de la Psicología Comunitaria, lo que ha limitado su influencia. Este artículo hace un análisis al respecto y reconoce el valor de la Psicología Comunitaria como una tendencia importante por que supera el carácter individualista y clasista de la Psicología anterior. 

Palabras claves: Psicología Comunitaria ,teoría , praxis, comunidad 

Según Sarason(1974)- un reconocido autor y exponente de la tendencia comunitaria -la Psicología Comunitaria es una disciplina aplicada e interventiva y no tan teórica. Sin embargo, Sánchez Vidal (1991) considera que la construcción teórica de los determinantes y correlatos socio-ambientales del trastorno psicológico y las condiciones humanas resultan esenciales y prioritarias. 

Estas posiciones, aparentemente contradictorias, muestran el debate sobre la relación entre teoría y práctica, entre ciencia y profesión. Al igual que en la Psicología Clínica, la Psicología Comunitaria, como rama aplicada de la Psicología ha tenido que enfrentarse a diversas opiniones sobre su lugar y dimensión dentro del quehacer científico. 

Sin subestimar la utilidad de la polémica, a nuestro juicio la correlación entre lo práctico y lo conceptual, lo profesional y lo científico deben tener un balance equilibrado que puede ser diferente en cada rama para posibilitar un desarrollo coherente y útil. 

La formulación de Sarason resulta de los comienzos empíricos de la Psicología Comunitaria, que sin poseer un cuerpo teórico que sustentara y guiara la praxis, comenzó su quehacer operativo apoyándose en el aparato categorial de otras ramas de la psicología, como la Clínica(con sus distintas escuelas o corrientes)y la tendencia Social ; los aportes de Movimiento de Salud Mental Comunitaria(MSMC)- que tanta influencia tuvo en la aparición de la Psicología Comunitaria- y otras ciencias, como la Medicina ( en particular la Epidemiología) y la Sociología entre otras, que configuraron una postura e incluso desarrollo ecléctico. 

Esto ha provocado posiciones diversas ante la Psicología Comunitaria; por un lado que se le subestime por considerar que su cuerpo teórico es débil y primitivo; por otro lado que se niegue su existencia actual y sea considerada como un antecedente de la Psicología de la Salud( Morales, 1999) y para terceros que no la diferencien de la Psicología Clínica e incluso que la incluyan dentro de ésta. 

Estas posiciones carecen de validez, por que en la actualidad esta rama no solo ha ampliado su ámbito aplicativo, sino también el teórico-conceptual en gran cantidad de países. 

Para autores como Sánchez Vidal(1991) es la ciencia básica que fundamenta la intervención comunitaria por que guía y recoge el resultado de la praxis comunitaria además de investigar las relaciones de las variables y procesos del entorno social y biofísico con el trastorno y el bienestar de los individuos, así como los efectos e interacciones mutuas de individuos y entornos sociales a diversos niveles sistémicos. 

Así mismo define que las metas de la Psicología Comunitaria son el estudiar seria y sistemáticamente el cambio social y sus efectos psicológicos , haciendo énfasis en áreas y grupos humanos de la comunidad prioritarios como son la tercera edad, la drogadicción, la problemática familiar, la delincuencia, los entornos carcelarios la marginación urbana, asistencia primaria, etc. 

También la considera como una postura extrema del intervencionismo psicosocial, donde los psicólogos tienen la responsabilidad social de llevar hasta sus últimas consecuencias la aplicación de la Psicología Comunitaria a los contextos sociales en sus dimensiones comunitarias. Este autor- que posee una vasta experiencia en la temática- expone una visión acertada en cuanto a la aplicabilidad de la Psicología Comunitaria y su vínculo directo con la teoría y reconoce su dificultad en esto último y la necesidad de que sea objeto de estudio para su profundización. 

Se hace necesario aceptar que la empiria ha prevalecido con mas fuerza que la teoría y mas allá de lo sustentado por Sarason (1974), la Psicología Comunitaria es teórico-interventiva y las numerosas experiencias prácticas en los diferentes ámbitos pueden y deben tener funciones propiciatorias para el desarrollo del cuerpo teórico. 

Al respecto el ya citado Sánchez Vidal considera que dar a conocer los programas e intervenciones comunitarias tienen funciones favorecedoras a la teoría, como: 

  • Testimonial: Como ilustración de la actividad real del campo comunitario, así como su poder interventivo y de transformación de la realidad social. O sea como una "prueba de realidad" de la intervención comunitaria con utilidad pedagógico-profesional.
  • Diseminadora: Para dar salida a programas interesantes y válidos ya realizados y así difundir para germinar y multiplicarse en otros lugares y ámbitos.
  • Modélica: Como recopilación de "programas modelos" que permita; un amplio muestrario de programas realizados para poder elegir; acceder a esos programas; que existan criterios claros y operativos de selección de programas. 
  • Reflexivo: El conocer experiencias de intervención comunitaria es descriptivo, pero debe trascender y reflexionar los "por que" han tenido éxitos, para así obtener principios y conocimientos conducentes a la construcción de una muy necesaria teoría válida de la acción social y comunitaria. La praxis comunitaria debe ser obligatoriamente la fuente inductora de la construcción teórica. 

Basándose en la recolección de datos se puede llegar a la formulación de un conjunto de hipótesis que llevarían al modelo o modelos teóricos y al mismo tiempo esto permite orientar la práctica para superar el empirismo y la intuición. Misuti, Castillo y Balaguer (1993) defienden el carácter teórico de la Psicología Comunitaria y la importancia y desarrollo de los modelos aportando una clasificación de los mismos en: 

  • Modelos de orientación social: Que se centran en el marco global socio-cultural de la actividad comunitaria
  • Modelos psicosociales: Analizan las relaciones entre el individuo y la sociedad desde un nivel mesosocial
  • Modelos por su actuación: Guían la realización de la intervención comunitaria . Modelos clínicos: Con el uso del método clínico
  • Modelos por objetivos: Definen las metas de actuación de la disciplina 

Sin embargo, estos modelos no son psicológicos solamente, sino que debido a la profundización en el campo comunitario y al promover la interdisciplinariedad intervienen profesionales de diversas ramas, lo que provoca que sean modelos que respondan a mas de una ciencia, lo que hace que la teorización se complejice y resulte mas difícil hacer definiciones , pero esto no justifica que se le dé la espalda a la sistematización y profundización teórica. 

Debe irse hacia las definiciones esenciales que guíen la investigación y el estudio para evadir el confusionismo y amalgamamiento profesional. Bloom(1984) y Korchin (1976) aportan criterios teóricos de la psicología Comunitaria que sirven de orientación metodológica, cuando consideran que:

  • Las fuerzas y sistemas sociales juegan un papel relevante(no necesariamente único y excluyente) en la determinación de la condición humana tanto humana tanto funcional, situacional, permanente o estructural.
  • El entorno social(sociedad) no es necesariamente algo negativo y fuente de problemas y conflictos para individuos o grupos, sino también fuente de recursos y potencialidades positivas e imprescindibles en muchos casos.
  •  La localización de los problemas de salud y psicosociales ( y de su origen) están en gran parte en los sistemas sociales y en la relación del individuo con ellos.
  • El aumento de la competencia o fortalecimiento (capacidad resolutiva de problemas, salud, bienestar, etc. ) tiene un efecto de prevención sobre el desarrollo del trastorno mental y los problemas psicosociales de la población. 
  • Las necesidades individuales y los intereses sociales son generales y básicamente compatibles, aunque en ocasiones pueden entrar en conflicto. 
  • El rediseño del entorno y el cambio social tienen un efecto significativo en la reducción de la disfunción social y clínica y la no-modificación mantendría esas disfunciones. 
  • Para desarrollar y alcanzar el sentido de comunidad es preciso que todos los miembros de la comunidad tengan accesos a los recursos y servicios que ésta proporciona. 

La comunidad psicológica tiene, por tanto un importante componente maternal y social que puede concretarse en una redistribución o creación y potenciación de recursos psicológicos y sociales. 

Estas son asunciones teóricas jerárquicamente predominantes para la Psicología Comunitaria: La influencia de la sociedad en el proceso salud-enfermedad desde lo macrosocial hasta lo singular, tanto en sentido negativo(para enfermar) como para desarrollar potencialidades y crear recursos de afrontamiento con un carácter transformador por parte de las personas, teniendo la comunidad un papel predominante, por ser el lugar donde tiene la familia su sede, con su papel socializador. 

Así se cambia la concepción tradicional de un sistema de salud esencialmente portador de los recursos para el desarrollo de una vida saludable en comunión con su entorno y las relaciones e influencias que derivan de la vida en sociedad. 

Al mismo tiempo, trae aparejado un énfasis en la promoción y prevención para no solo entender la salud como la ausencia de síntomas, sino como un estado de bienestar que permita un desarrollo más pleno. Martínez García(1993) caracteriza la psicología Comunitaria como:

  • Centrada en el análisis de los sistemas sociales.
  • Con una perspectiva ecológica - Interesada por los problemas sociales, incluyendo la salud mental, aunque claramente quiere ir mas allá de la misma.
  • Con especial interés en el cambio social.
  • Con una evidente vacación preventiva.
  • Centrándose mas en los procesos de dominio y manejo, adaptación y competencia que en eliminar déficits.
  • Caracterizada por la interdisciplinariedad y por una nueva filosofía en la prestación de servicios. 

En este sentido, otros autores también aportan mas características. Así vemos que Barrón (1991) la define por su crítica al modelo médico tradicional -en tanto concepción etiológica de los problemas, su sesgo asistencial y su medicalización de los problemas.

También hace énfasis en la importancia de los factores sociales en el desarrollo de los problemas de los individuos y comunidades por que al asumir una relación dialéctica de ambos elementos adopta una inevitable perspectiva ecológica. 

Para Barrón la psicología Comunitaria asume que las fuerzas y sistemas sociales juegan un papel decisivo en la determinación del comportamiento humano, tanto adaptativo como desadaptativo ya el origen de los problemas se encuentra frecuentemente en los sistemas sociales y en la relación que mantienen con ellos los individuos, aunque obviamente el entorno social también es fuente de recursos y potencialidades. 

Por su parte, Palmorian y Zani(1990) señalan el especial interés de la Psicología Comunitaria por los grupos y comunidades mas desfavorecidos y que justamente son los que tienen mayor riesgo de que su ambiente sea constitutivamente perjudicial para ellos. 

Sin embargo esta postura, que puede ser considerada como uno de los objetivos iniciales de la Psicología Comunitaria y de carácter humanista se convirtió en aspecto de controversia por las intenciones de manipulatorias de algunos teóricos norteamericanos. Al respecto el psicólogo dominicano Cruz (1980) señaló que esta postura de la Psicología Comunitaria defiende los derechos de los grupos marginales y trata de combatir las desigualdades sociales solo dentro de los marcos del sistema imperante, ni un milímetro mas. 

Montero(1987) así mismo aporta el criterio de que el papel de la Psicología Comunitaria es la autogestión, el situar en los sujetos el control para que ellos sean los que produzcan y controlen los cambios en su medio inmediato. 

Esta autora representa la otra cara de la moneda, por que al ser latinoamericana, defiende la posición del psicólogo como activista social, que puede y debe ayudar a través de los recursos de la Psicología Comunitaria y su método interventivo las grandes desigualdades a la que han estado sometidas las clases pobres : Esta postura, es la única- que al defender el derecho de los desposeídos- justifica el carácter político-ideológico de la Psicología. 

Por otro lado, los estudiosos del tema otorgan gran importancia a aspectos comunes que expresan las características intrínsecas de la Psicología Comunitaria, como son; la comunidad como el espacio de actuación( por que solo en la relaciones interpersonales que se establecen en le grupo social es posible el desarrollo y creación de recursos);la redistribución de roles (donde individuo y profesional participan en la búsqueda y aprendizaje de los requerimientos de una vida saludable) ; el cambio social, pero entendido desde posiciones diversas con connotación desde lo socio-político hasta lo psicológico, pero siempre con una fuerte influencia sociológica. 

El campo comunitario tiene una magnitud que las ciencias que intervienen en el mismo deben hacer esfuerzos ingentes para definir en los planos teóricos como práctico los fundamentos que propicien la interdisciplinariedad, alejándose de la vaguedad y el intrusismo profesional. Al respecto, la Psicología Comunitaria puede hacer propuestas positivas y optimistas, pero que en ocasiones han sido tildadas de inalcanzables. Amalia Blanco(1988) en " La Psicología Comunitaria ¿Una nueva utopía para finales del siglo XX ¿" refiere que esta definición de utopía puede venir por varios rasgos que la caracterizan, como: 

  • Interés por la comunidad como modo de relación en contraposición con el individualismo a ultranza.
  • Por la demanda de tolerancia, respeto y consideración por la diversidad y la diferencia, lo que significa también aceptar que pueden y deben coexistir valores y normas diferentes.
  • Por la asunción del presupuesto teórico-contextualista que concede a los factores y variables externos un papel decisivo, pero no exclusivo en la determinación del equilibrio y ajuste psicológico de las personas, con lo cual, lo coherente es intervenir sobre tales factores- en definitiva provocar un cambio social- junto con la creencia de que cada individuo puede llegar a ser quien oriente y dirija su existencia.
  • Por la inveterada vocación preventiva de la Psicología Comunitaria. 

Al reconocer el papel que juega la sociedad en el desarrollo del hombre, la Psicología Comunitaria adopta criterios que con anterioridad habían sido formulados por la Psicología Soviética. Uno de sus exponentes mas importantes fue S. L. Vigostki(1987) quien elaboró la teoría sobre el desarrollo histórico-cultural del los procesos psíquicos del hombre, donde define que la psiquis es una propiedad del hombre como ser corporal, teniendo además un carácter social donde sus particularidades deben buscarse en la historia de la humanidad, en la historia de la sociedad. 

Esta teoría contiene principios de la función de la sociedad en la formación sana del hombre, como en la enfermedad -lo cual es recurrente para la Psicología Comunitaria-

De la misma manera, la intervención comunitaria se basa en el carácter activo del ser humano, lo cual responde también al principio básico de la actividad, sus peculiaridades y funciones en la formación del psiquismo humano o conciencia, teniendo en cuenta que la actividad humana es voluntaria y motivada, lo cual es un principio básico para lograr la participación de las personas en su propia viva en búsqueda de estilos saludables, es decir como sujetos y no como objetos de salud. 

Si bien es cierto que estos preceptos están dentro del campo de la Psicología General, la Ciencia Psicológica es una unidad, por lo que sus distintas ramas se interrelacionan y complementan, aportando y tomando los constructos y metódicas de utilidad para unas y otras. No obstante, estos aportes no forman parte del cuerpo teórico de la Psicología Comunitaria, lo que debilita sus postulados y es una de las causas de su ambigüedad teórica y el eclecticismo. 

Las razones de esto pueden ser políticas, ya que una mayoría de teóricos comunitarios son norteamericanos y dentro de ellos por ej. Rappaport(1977) -visto como uno de los mas importantes- tiene una clara inclinación de usar esta corriente con fines de control social a favor de las clases dominantes y por otro lado por el distanciamiento durante años existió entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, que impidió un intercambio científico que hubiera podido ser útil para ambas partes. Sin embargo la teoría de Vigostki es de innegable valor y es tan así que según mi experiencia personal, en estos momentos es reconocida en América Latina y seguida con interés.

La Psicología Comunitaria al estar en estrecha relación con los conflictos humanos y aportar soluciones grupales en el área de la comunidad, tiene un fuerte contenido práctico y esto ha influido favorablemente en su desarrollo empírico en detrimento del conocimiento teórico. Sin embargo esto no significa que no existan aportes en este sentido, sino que los diversos modelos teóricos resultan de las posturas científicas y filosóficas de sus creadores (diferentes entre sí), lo que dificulta su función directriz. 

Dificultad que se acrecienta por lo controvertido del nacimiento de la Psicología Comunitaria, ya que aparece en los Estados Unidos en la década de los años 60´a tenor de condiciones socio-políticas que se caracterizaron por movimientos por los derechos cívicos, la ideología separatista de los negros, las crisis urbanas, la guerra contra la pobreza y los arrestos y demostraciones de los estudiantes universitarios que querían cambios sociales. 

Esta situación -según Rappaport(1977) produjo la disposición y hasta el entusiasmo de los psicólogos por ampliar sus ideas acerca de lo que era posible que pudiera realizar las profesiones de asistencia para promover el cambio social. Esta es una de las posturas primarias y mas ortodoxas de la Psicología Comunitaria con un contenido difuso en cuanto al papel que pueden jugar las ciencias en vida social de un país, ya que de inicio se plantean objetivos de un alcance tan largo que se va mas allá de lo científico para caer en la esfera de lo político e ideológico. 

Y aunque las ciencias no se hayan desvinculadas de su realidad, no es posible aceptar que puedan tener una influencia que abarque toda la superestructura de una sociedad. En esta tendencia se trató de utilizar a la Psicología Comunitaria como una arma de control social, lo cual influyó en el nacimiento y posterior desarrollo de la misma, por su carácter desideologizador y se convirtió en una trampa que perduró en el tiempo con consecuencias desfavorables. 

Una de estas consecuencias fue la multiplicidad de modelos teóricos con tendencias diversas y a veces con poca eficacia práctica, como es el mismo caso de Rappaport(1977) con su modelo de cambio social. Considera a la Psicología Comunitaria como un nuevo paradigma que supera e integra a todos los enfoques anteriores y se dirige al análisis de las diferencias culturales, religiosas étnicas, etc. como una perspectiva, algo mas que un conjunto de normas para que la sociedad acepte la relatividad cultural y la diversidad humana, ya que estas diferencias provocan conductas desajustadas en los individuos. 

Es decir que las personas marginadas rechazan a la sociedad o son rechazadas por esta. Propugna que esta enfoque evita que las diferencias entre los individuos sean rotuladas como negativas o precisadas de control social, evitando así sufrir sanciones materiales o psicológicas y pretende que el respeto por las diferencias individuales conlleve a proveer una red de sistemas sociales que hagan que los recursos de salud, educación y asistencia social estén disponibles para todos los ciudadanos; hace hincapié en lograr el cambio "sin violencia", "sin revolución". 

Rappaport enfatiza esto último, por que considera que los paradigmas anteriores han caído en crisis como consecuencia de que los psicólogos se han introducido en el terreno prohibido de los sistemas sociales, interesándose por el cambio y por la política.

Además de contradictorio- por que propone cambios sociales, e incluso se introduce de lleno en el campo de la política y la ideología y al mismo tiempo critica a los que lo han hecho- se pierde en elaboraciones teóricas con poca relación con la realidad de la verdadera Psicología Comunitaria que pretende ayudar a las personas a tener una vida sana y que necesita de criterios teóricos sólidos que guíen la intervención en problemáticas urgentes que afectan la vida de relación, la familia, el desarrollo sano del psiquismo en el decursar ontogenético, como son desde las conductas adictivas, antisociales hasta la necesidad de conocer el buen funcionamiento familiar como la primera y mas importante influencia para el desempeño equilibrado de las personas en el transcurso de sus vidas. 

La teoría de Rappaport no se encamina hacia la integración social, independientemente de su raza posición social, sino que refrenda la diferencia y por lo trato un trato diferente, por que en el interior de su concepción subyacen los distintos modelos biologicistas de las minorías étnicas, como son los de la inferioridad racial, la teoría del déficit por factores medioambientales y el modelo multicultural (De la Torre, 1985), los cuales expresan una amplia gama de racismo por considerar los no blancos como inferiores por factores innatos, ambientales o culturales.

La propuesta de Rappaport parte de la necesidad de encaminar la atención de salud hacia las comunidades donde viven determinados grupos sociales que se diferencian del resto de la población norteamericana por poseer una cultura diferente, debido a su composición étnica y posición social y que por estas razones son individuos desajustados emocionalmente con respecto a la sociedad en que viven, por lo que se persigue lograr un ajuste- partiendo del respeto a su diferencia cultural - a través de la intervención, la cual puede tener diferentes alternativas elaboradas o seleccionadas por una persona que ejerce la función de enlace y cuya función es provocar en la comunidad los cambios necesarios que posibilitan el reajusta necesario, partiendo del criterio de no recibir pasivamente las soluciones, sino que tienen que convertirse en individuos activos para resolver sus problemas si necesidad de que mejoren sus recursos materiales, sino a través de la reorganización de los servicios, la familia, lo iglesia, la escuela, el centro laboral, etc. 

En el orden de la aplicabilidad de sus teoría, considera que la intervención se debe basar en estrategias a diferentes niveles: centradas en las personas; en los grupos pequeños; en la organización y por último en la institución y la comunidad. 

Para cada una de estas estrategias propone una serie de metódicas, así vemos que para las que se centran en las personas selecciona las intervenciones en crisis, la terapia breve, el adiestramiento o educación individual y la consulta individual. 

Para las que se dirigen al grupo pequeño, las técnicas a usar serían la terapia familiar o relacional y el trabajo de grupo. Para las centradas en la organización, cree conveniente dirigirse a las estrategias de cambios y desarrollo organizacional, así como la mejora de gestión y por último la referidas estrategias centradas en la institución y la comunidad, propone el cambio social como la abogacía social y organización comunitaria o creación de setting e instituciones paralelas. 

He dado un panorámica de la teoría de Rappaport como un ejemplo de algunas de las características de los modelos del cambio social (aunque es necesario hacer la salvedad que no todos los modelos de este tipo presentan las insuficiencias de este) para que se vean algunas de las insuficiencias no solo teóricas que han afectado a la Psicología Comunitaria. 

De forma general, se ve claramente el eclectismo y apresuramiento de su elaboración teórica, con claras intenciones manipulatorias y prejuiciadas con un fuerte contenido político-ideológico. 

Como consecuencia de esto, la intervención - que es una manifestación importante y muy utilizada del método comunitario- adolece de una guía teórico-metodológica, que la hace poco práctica y provoca el uso de técnicas tradicionales (muchas de ellas de la Psicología Clínica) tan criticadas por su corte individualista . Lo dicho hasta aquí nos muestra solo algunas aristas del problema .

El debate en torno a la Psicología Comunitaria, su lugar en el campo científico, su actualidad, está determinado en gran medida por la correlación entre praxis y teoría y por supuesto la profundidad y utilidad de las mismas para cumplir los objetivos de esta rama, que de inicio fueron / Tratar de sacar a la Psicología de la crisis teórica y metodológica que la habían sumido corrientes anteriores de corte individualista (De la Torre, 1985) y aportarle a la Psicología un nuevo modelo que la hiciera romper con los estrechos marcos del individualismo, desplegándose hacia las comunidades. 

Como el tema es de gran importancia y no está agotado, en próximas publicaciones seguiremos abordándolo. 

Bibliografía

 - Sarason, B.R. (1974) The psychological senso of community. Jossey Bass, San Francisco. - Morales, F. (1999) Psicología de la Salud. Edit. Ciencia y Técnica. La Habana, Cuba. 

- Misuti,G.; Castillo,R. y Balaguer, I( 1993) La última década de la Psicología Comunitaria en Martínez, M. Psicología Comunitaria. Edit. Eudema, S. A. Madrid 23-38

 - Bloom,B.L. (1990) The relationship of social support and health. Social science and medicine 30,5, 635-637 

- Korchin, S.J. ( 1976) modern clinical Psychology: Principles of de clinic and community. New York ,Basic Books 

- Martínez García, M. Y Barrón, A. ( 1993) La Psicología Comunitaria y los roles del psicólogo comunitario en Psicología Comunitaria. Edit. Eudema. S.A., Madrid 11-22.

 - Barrón, A. (1991) La Psicología Comunitaria. Una disciplina en busca de paradigmas. Apuntes de Psicología 32, 3336. - Montero, M. (1987) La Psicología Comunitaria. Orígenes y principales fundamentos teóricos. En S. Barriga, J.M. León y M. Martínez. Intervención psicosocial. Hora, Barcelona. 

- Blanco, A. (1988) La Psicología Comunitaria¿ Una nueva utopía para fin del siglo XX? En A, Martín, F. Chacón y M. Martínez . Psicología Comunitaria. Visos , Madrid.

 - Palmorian,L. y Zanin(1990) citados por Sánchez, A. en Psicología Comunitaria. Bases conceptuales y operativas. Métodos de intervención . 2da edición PPU, Barcelona, 1991. 

-Vigotski, S. L. ( 1987) Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Edit. Científico Técnica, Habana. 

- Kelinger,J. (1975) Investigación del comportamiento. Técnicas y metodología. México. Nueva Editorial Interamericana. 

- Rappaport,J. (1977) Community Psychology: Values, research and action. Edit. Holg., Rinehart and Winston, Illinois. 

- De la Torre, C.( 1985) Algunos problemas de la historia y situación actual de la Psicología en América Latina. Universidad de la Habana. Mes, Cuba

Atrás

Regresa a Índice-Back to Index topics

Tiene el placer de anunciar la apertura a inscripción para el 2º Simposio Internacional Anual y Programa de Entrenamiento sobre el uso de hCG para el Tratamiento de la Obesidad y Morbilidades Asociadas. Click aquí..

 

Nuestro nuevo sitio completamente actualizado sobre el uso de la Gonadotrofina Coriónica
para el tratamiento de la obesidad

http://oralhcg.com

Nuestro sitio anterior

Investigación y capacitación en el método de hCG (Gonadotrofina Coriónica) oral para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso


Condiciones de Uso

  Inicio | Autorizaciones | Biblioteca | Búsqueda en Indexmedico | Artículos interesantes para profesionales | AyudaContenido para profesionales| Ediciones para profesionales | Ediciones para el público | Foro de discusión | Hospitales de Iberoamérica | Indexmedico JournalAcerca de Indexmedico  | Inscripción - Profesionales | Inscripción - Público | Journals | Medline | Opinión - Profesionales Opinión - Público | Publicidad |  RevistasServicios de Contenido | Sobrepeso |

Para consultas y comentarios


Copyright © 1994-2007 Indexmedico e InterSol, Inc. - Todos los derechos reservados.
Revisado:01/07/2008